Libros

Libros

          “Las figuras retóricas en el rap español del siglo XXI es un experimento. ¿Podrá, el rap, aguantar un análisis serio equivalente a los que se realizan en poesía? Todos los que escuchamos esta música sabemos que tiene un valor pero… ¿hasta qué punto? ¿Es comparable con la poesía? Con ese objetivo escribí este libro. Decidí estudiar alrededor de doscientas figuras retóricas usadas en la poesía clásica y recopilada por estudiosos de este ámbito. Entre ellas hay figuras conocidas como las metáforas, los juegos de palabras o los refranes, pero otras tan extrañas como el tautograma, la aliteración o el homeotéleuton. Para ello, busqué y rebusqué entre canciones populares de autores consagrados (como Nach, Duo Kie, Tote King…) tanto como entre autores clandestinos menos conocidos, pero cuyas letras tienen un gran valor (Charlie, Jona, Nova Mejías…).

          ¿Resultado? Pues, a decir verdad, el experimento salió realmente bien. Todas y cada una de las figuras analizadas ha sido utilizada por raperos de manera magistral. De hecho, en ocasiones los raperos muestran una destreza nunca antes vista en la poesía clásica. Además, he podido descubrir y describir varias figuras retóricas usadas por raperos que no están en los manuales de poesía clásica. Entre ellas, encontramos la pronunciación modificada, el tautograma cruzado o la inversión textual. Sin embargo, esto es lo que se espera de ellos. Todo movimiento cultural recoge la tradición e incluye en ella sus innovaciones. El rap no iba a ser menos.

          Para conocer las distintas figuras retóricas utilizadas por raperos, pueden hacer uso de Las figuras retóricas en el rap español del siglo XXI. Aquí les dejo dos ejemplos de figuras retóricas extraídas del libro.

screenshot_2018-05-08-22-11-48-e1539023418187.png

Inversión textual

          Esto lo hemos podido ver en algún caso, siempre llamativo, en el que se invierte el orden del texto dándole el sentido contrario al que el texto tiene en el sentido habitual. De esta manera, consigues una gran función estética, pues en el mismo texto introduces dos mensajes y el efecto es espectacular.

          En un evento de la Word Fighters, Dawizard preparó el siguiente poema que rapeó en el orden escrito y en el orden inverso, mostrando como el significado cambiaba (se invertía) cuando se leía de forma inversa. Cuando se recita de la siguiente manera, podemos ver como transmite la idea de que es difícil ganar a su rival (“no creo/que no ganes”, “eres un máquina”, “un error pensar que/es una victoria rápida”):

“Digo las cosas como son.

No está claro el campeón,

Dawizard versus Blon, aquí bro

es imposible ganar de paliza.

Voy a demostrar a todos los MCs que no

depende del enfoque.

Me encargo yo. ¿El mejor del bloque

con las frases? No creo

que no ganes.

No importa, de

que hablan tus páginas si

eres un máquina.

Un error pensar que

es una victoria rápida.

Dirán que

tienes posibilidades.

Imposible pensar que

esta letra es insuperable.

Rappers, os presento mi rap de doble filo,

le doy la vuelta y cambia el contenido”

          Sin embargo, al leer los versos en sentido inverso, el poema queda como sigue y se puede ver que el significado se ha invertido, pues ahora manifiesta su seguridad en la victoria (“de/que no ganes me encargo yo”, “un error pensar/que eres un máquina”, “dirán que/es una victoria rápida”):

“Le doy la vuelta y cambia el contenido.

Rappers, os presento mi rap de doble filo.

Esta letra es insuperable.

Imposible pensar que

tienes posibilidades.

Dirán que

es una victoria rápida.

Un error pensar que

eres un máquina.

Que hablan tus páginas si

no importa. De

que no ganes

me encargo yo, ¿el mejor del bloque

con las frases? No creo.

Depende del enfoque.

Voy a demostrar a todos los MCs que no

es imposible ganar de paliza.

Versus Blon, aquí bro

está claro el campeón: Dawizard

Digo las cosas como son, ¿no?”

Tautograma cruzado

          Siendo el tautograma la repetición de un fonema inicial en varias palabras seguidas, podemos definir tautograma cruzado como aquel en el que se mantiene la estructura de repetición del mismo fonema inicial en distintas palabras, existiendo varios fonemas que se repiten, pero siempre con la misma frecuencia.

          Tenemos un ejemplo de esto en una composición de Blon, para las Word Fighters (que son competiciones de batallas de ingenio preparadas), donde un tautograma con la A, otro con la P y otro con la M se entrecruzan:

“Ahora pienso matarte.

Arrastras pírricas métricas.

Aquí puedo mostrarte

algunas prosas maléficas.

Alucinas porque mientras

algunos paulatinamente merman

aquí Pablo muestra

armas para mandarte

a por mierda”

        Las letras están especialmente escogidas para escarnio y burla del rival, Dawizard, pues este es un rapero Barcelonés, y las letras son las siglas de Alguna pregunta més?, un programa catalán de crítica y burla. De hecho, para explicar el tautograma cruzado a los que por primera vez lo oyeron en directo (y poder entender la estructura lingüística desde la primera escucha), Blon usó una camiseta de APM? con la cual marcaba con un dedo la estructura repetitiva que estaba siguiendo con los versos.

          Puedes leer la introducción del libro aquí, escuchar o leer entrevistas y reseñas al respecto o adquirir el libro en cualquiera de los enlaces disponibles.

cubierta figuras retoricas SPfinal-001.jpg